Marketing creativo

marketing creativo
marketing creativo

Históricamente, el término Marketing Creativo se ha asociado con las palabras y las imágenes que se incluyen en las campañas publicitarias. Pero el marketing, como otras funciones corporativas, se ha vuelto más complejo y riguroso.

Los especialistas en la materia deben dominar el análisis de datos, la experiencia del cliente y el diseño de productos.

A todos nos gusta hablar de estar “centrados en el cliente”. Pero con mucha frecuencia esto solo significa apuntar mejor con campañas específicas. Los clientes de hoy no son solo consumidores, también son creadores, desarrollando contenido e ideas, y enfrentando desafíos.

La creatividad en marketing requiere trabajar con los clientes desde el principio para enlazar sus experiencias con nuestros esfuerzos y lograr así expandir el alcance de nuestra empresa.

Cada vendedor cree que la experiencia del cliente es importante.

Pero la mayoría de las estrategias de marketing solo se centran en las partes de esa experiencia que pueden tener bajo su control directo. Los especialistas en marketing creativo tienen una visión más amplia y prestan atención a toda la experiencia del cliente de principio a fin.

Esto incluye el producto, el proceso de compra, la capacidad de brindar soporte y las relaciones con los clientes a lo largo del tiempo. Eso requiere tiempo y recursos, y también requiere llevar el pensamiento creativo a problemas desconocidos.

Debemos tener en cuenta también que, en un entorno manejado por redes sociales y experiencias personales, los especialistas en marketing ya no pueden alcanzar sus objetivos de conciencia y reputación solo a través de los medios pagos y las relaciones públicas. Las personas son el nuevo canal.

La forma de amplificar el impacto es inspirando creatividad en los demás.

Trate a todos como una extensión de su equipo de marketing: empleados, socios e incluso clientes.

No podemos olvidar la tecnología como parte del marketing creativo. La capacidad de medición del compromiso digital significa que ahora podemos saber exactamente qué funciona y qué no. Esto le da al marketing la oportunidad de medirse y administrarse de nuevas maneras.

En el pasado, el marketing medía el éxito al apegarse a los presupuestos y ganar premios creativos. Hoy en día, la capacidad de medir datos y ajustar estrategias en tiempo real permite que el marketing demuestre su valor para el negocio de formas completamente nuevas.

Los cambios que ocurren en el comportamiento del consumidor, la tecnología y los medios están redefiniendo la naturaleza de la creatividad en el marketing. La medida del éxito del equipo de marketing no es la entrada, ya sea la calidad de un contenido o una campaña, sino el valor de la producción, ya sean ingresos, lealtad o defensa.

Los vendedores del pasado pensaban como artistas, gerentes y promotores. Los especialistas en marketing de hoy en día deben esforzarse para pensar más como innovadores y emprendedores: crear valor empresarial al involucrar a toda la organización, velar por toda la experiencia del cliente, usar datos para tomar decisiones y medir la efectividad en función de los resultados comerciales.